25.10.10

darte tu propia mañana

despertarte con un licuado de universo
y te descubro en la tiniebla de la cama
hinchada la cara y los huevos
de tanto sueño lindo
esos pliegues en las sábanas te abrazan
te sofocan
mientras vos tomás
tu licuado de universo
y rompés el discurso
abrís paso a lo infinito
donde te espero yo:
en el final de las cosas,
en su reinvención florecen

No hay comentarios: