22.2.10

sueño con poemas de dos renglones

a mí me cuidaba una madraza que era Franca y parecía tener todo claro. su casa se llenaba de esculturas del tango. era rubia y vieja pero linda en los ojos. hermosa mujer de ojos. yo me entregaba al camino que ella decidiera guiar; es lo que uno hace cuando encuentra alguien más libre, que sabe esculpir.
pero la fiesta de la noche me tenía un poco nerviosa. vos me esperabas en un rincón de una sala blanca, vestido de blanco, hecho bolita en el rincón. parecía un gran palacio y parecías asustado cuando me subí a la balanza y te dije: "tengo dos kilos de más, y es verdad." y para mis adentros yo decía: un kilo la cabeza, otro kilo el corazón. no quería todavía hablarte para no romper la magia del encuentro. era un gran acontecimiento el de la noche. en mi casa mientras decidía la ropa más apropiada
detrás de la puerta alguien repetía muchas veces:
"ese formato tan de revés,
esa política tan oscura de amar"
"ese formato tan de revés,
esa política tan oscura de amar"
"ese formato tan de revés,
esa política tan oscura de amar"
la fiesta se sobrepujaba en gente entonces desfigurada busqué tu olor que era amarillo y se manifestaba a la altura de la pelvis. era frágil pero intenso como los colores de ese tipo. amarillo, en la fiesta eras amarillo.

No hay comentarios: